iPediatric » Consejos App para el seguimiento del bebé Fri, 14 Jun 2013 09:00:22 +0000 en-US hourly 1 http://wordpress.org/?v=3.4 Las deposiciones del bebé /2013/06/11/las-deposiciones-del-bebe/ /2013/06/11/las-deposiciones-del-bebe/#comments Tue, 11 Jun 2013 09:00:47 +0000 R_iPed /?p=3032 ]]>

A los pocos días de nacer, vuestro hijo tendrá su primera deposición, denominada meconio. Esta sustancia densa y de color verde oscuro o negro es lo que llenaba los intestinos del bebé antes del nacimiento y, para poder digerir con normalidad, deberá eliminarla. En cuanto el bebé elimine esta sustancia por completo, sus heces adquirirán un tono amarillo verdoso.

Color y consistencia de las deposiciones

Tanto el color como la consistencia dependerán de la alimentación del bebé:

  • En el caso de que le deis el pecho a vuestro hijo, sus heces pronto adquirirán un color mostaza claro con pequeñas partículas que parecerán semillas. Hasta que empiece a ingerir alimentos sólidos, la consistencia de las heces debería ser blanda, e, incluso, un poco líquida.
  • En cambio, si le dais leche artificial, sus heces serán de un tono canela o amarillento. Serán más consistentes que las de los bebés alimentados con leche materna, pero no más consistentes que, por ejemplo, el paté.

En cuanto el bebé empiece a ingerir alimentos sólidos, las heces duras pueden indicar que está tomando demasiados alimentos astringentes, como algunos cereales o la leche de vaca, antes de que su sistema digestivo esté preparado. (La leche de vaca entera no es recomendable para bebés de menos de 12 meses.)

Una cosa que debéis tener presente  es que los cambios ocasionales en el color y la consistencia de las heces son normales. Por ejemplo, si la digestión se enlentece debido a que el niño ha ingerido una cantidad importante de cereales u otros alimentos que exigen mayor esfuerzo digestivo, los excrementos pueden adquirir un tono verdoso; o si le da un suplemento de hierro, sus excrementos pueden volverse de un color marrón oscuro.

Si el bebé tiene el ano un poco irritado, pueden aparecer restos de sangre en la parte externa de los excrementos. De todos modos, si detectáis importantes cantidades de sangre, mucosidades o agua en las heces de vuestro hijo, llamad inmediatamente al pediatra. Estos síntomas pueden ser la manifestación de una diarrea grave o de problemas intestinales.

Diarrea en el bebé

Puesto que las heces de los lactantes suelen ser blandas y un poco líquidas, no siempre es fácil saber si un lactante tiene o no una diarrea leve. La diarrea puede ser un síntoma de una infección intestinal o puede ser provocada por un cambio en la dieta. Si las mamás le estáis dando el pecho a vuestro hijo, puede deberse, incluso, a un cambio en vuestra propia dieta. Los signos más determinantes para saber si el bebé tiene diarrea son:

  • Incremento repentino de la frecuencia de las deposiciones (más de una deposición por toma).
  • Elevada proporción de líquido en las heces.

El principal problema de la diarrea es el riesgo de deshidratación. Si va  acompañada de fiebre y vuestro hijo tiene menos de dos meses, llamad inmediatamente al pediatra. Si vuestro hijo tiene más de dos meses y la fiebre persiste durante más de un día, fijaos en su orina, tomadle la temperatura rectal e informad al médico para que os diga cómo debe proceder.

Frecuencia de las deposiciones

Ésta varía enormemente de un bebé a otro. Muchos lactantes evacuan un poco después de cada toma. Esto se debe al reflejo gastrocólico, que hace que el sistema digestivo se active en cuanto entra alimento en el estómago.

Cuando tienen entre tres y seis semanas, algunos bebés que maman del pecho hacen una sola deposición a la semana. Esto no representa ningún problema, ya que se debe a que la leche materna genera muy pocos desechos sólidos. Por lo tanto, el hecho de que las deposiciones sean poco frecuentes no debe considerarse un síntoma de estreñimiento y no debe ser motivo de preocupación mientras las heces sean blandas (no más duras que el paté), y el niño parezca estar sano, es decir, vaya ganando peso y coma con regularidad.

Si alimentáis a vuestro hijo con leche artificial, debería hacer por lo menos una deposición diaria. Si defeca con menos frecuencia y sus heces son duras, es posible que vaya estreñido. En tal caso, preguntad al pediatra cuál es la mejor forma de tratar este problema.

 ¡Os esperamos en @iPediatric y Facebook!

Descarga en AppStore Descarga en Google Play

]]>
/2013/06/11/las-deposiciones-del-bebe/feed/ 0
El desarrollo precoz del cerebro del bebé /2013/06/07/el-desarrollo-precoz-del-cerebro/ /2013/06/07/el-desarrollo-precoz-del-cerebro/#comments Fri, 07 Jun 2013 09:00:47 +0000 R_iPed /?p=2948 ]]>

Como padres, debéis saber que vuestro comportamiento afecta a vuestro hijo. Si vosotros os reís, él se ríe; si lo felicitáis, él se pone contento; si lo reñís, él se pone triste. Sois el centro del universo de vuestro hijo.

Durante los tres primeros años de vida, el cerebro del niño crece y se desarrolla y se establecen sus pautas básicas de pensamiento y respuesta. Esto significa que tenéis una oportunidad muy especial para ayudar a vuestro hijo a desarrollarse y a madurar social, emocional, física y cognitivamente. Los primeros años son para toda la vida.

Durante años, la gente creyó erróneamente que el cerebro de un bebé era una réplica exacta del de sus padres. Que si la madre era artista, el bebé tenía más probabilidades de heredar este mismo talento. De todos modos, y aunque la genética tiene su papel a la hora de determinar las habilidades y destrezas de un niño, investigaciones realizadas recientemente subrayan que el ambiente desempeña un papel igual de importante. En los últimos años, las neurociencias han puesto de manifiesto que las experiencias que llenan los primeros días, meses y años tienen un gran impacto sobre el desarrollo del cerebro. Tanto el medio ambiente como la genética colaboran en el desarrollo del cerebro de un niño.

Los niños necesitan ciertos elementos en las etapas iniciales de su vida para crecer y desarrollar sus potencialidades, vuestro hijo necesita:

  • Sentirse especial, querido y valorado.
  • Sentirse seguro.
  • Crecer en un ambiente predecible.
  • Vuestra guía.
  • Equilibrio entre libertad y disciplina y unos límites a que atenerse.
  • Ser expuesto a ambientes distintos: donde haya lenguaje, juego, exploración, libros, música y juguetes apropiados.

Durante los 3 primeros años de vida, no sólo se aprende más deprisa, sino que durante esta etapa se establecen las formas básicas de pensar, responder y solucionar problemas.

Por ejemplo, fijaros en lo fácil que le resulta a un niño aprender palabras de otro idioma y sin embargo lo que le cuesta a un adulto.

Tanto vosotros como el entorno que rodee a vuestro hijo influirá sobre su forma de afrontar las emociones, de relacionarse con los demás, de pensar y de desarrollarse físicamente. Creando un entorno adecuado para vuestro hijo estaréis permitiendo que su cerebro se desarrolle con normalidad. Un entorno centrado en el niño y que ofrezca oportunidades para aprender adaptadas  a los intereses, el nivel de desarrollo y la personalidad del niño.

Los componentes de un entorno adecuado incluyen cosas básicas que muchos padres están dispuestos a ofrecer a sus hijos: una buena alimentación; un entorno familiar cálido, receptivo y afectivo; tiempo para jugar y divertirse; refuerzos consistentes y positivos; disponibilidad para conversar; buenos libros para leer y escuchar; música para estimular la actividad celebrar, y libertad para poder explorar y aprender de todo lo que le rodea.

Los elementos que contribuirán al desarrollo cerebral de vuestro hijo son:

  • Lenguaje. Comunicarse abiertamente de tú a tú con un niño fomenta el aprendizaje del lenguaje y el desarrollo de habilidades conversacionales.
  • Identificación precoz de problemas evolutivas. Muchos problemas médicos y evolutivos pueden tratarse eficazmente si se detectan pronto. Los niños con discapacidades o necesidades médicas especiales también pueden beneficiarse enormemente de la supervisión precoz y atenta de su desarrollo cerebral.
  • Entorno estimulante. La oportunidad de explorar y solucionar problemas en ambientes variados y seguros fomenta el aprendizaje.
  • Educación positiva. Educar a un niño en un entorno que prodiga afecto, apoyo y respeto fomenta su autoestima y su confianza en sí mismo, y tiene un impacto muy positivo sobre su desarrollo ulterior.

¡Os esperamos en @iPediatric y Facebook!

Descarga en AppStore Descarga en Google Play

]]>
/2013/06/07/el-desarrollo-precoz-del-cerebro/feed/ 0
El cambio de pañal /2013/06/04/el-cambio-de-panal/ /2013/06/04/el-cambio-de-panal/#comments Tue, 04 Jun 2013 09:00:03 +0000 R_iPed /?p=2933 ]]>

Antes de empezar con el cambio de pañal al bebé, aseguraos de que tenéis a mano todo lo que vais a necesitar. No dejéis nunca a vuestro hijo  a solas en el cambiador ni un segundo. Enseguida aprenderá a darse la vuelta y, si lo hace cuando vuestra atención está en otra parte, podría hacerse mucho daño.

Para cambiar a un recién nacido, necesitaréis:

  • un pañal limpio (e imperdibles, si vais a utilizar un pañal de tela)
  • pomada o vaselina (en el caso de que el bebé tenga alguna irritación)
  • bolitas o discos de algodón hidrófilo y una palangana pequeña con agua templada y un paño o una manopla para lavar al bebé (también podéis utilizar toallitas limpiadoras para niños, pero si aparece alguna irritación, lo mejor será que dejéis de utilizarlas)
  • polvos de talco para bebés (si lo recomienda el pediatra)

Y estos son los pasos que deben seguirse en el cambio de pañal:

  1. Retirar el pañal sucio y utilizar algodones y agua templada para limpiar suavemente al bebé (en las niñas se debe hacer de delante hacia atrás).
  2. Utilizar la manopla húmeda para limpiar a fondo la zona del pañal.
  3. Utilizar la pomada para la irritación recomendada por el pediatra, si fuera necesario.
  4. Ponerle el nuevo pañal siguiendo estos pasos:
  1. Colocar al bebé sobre el pañal.
  2. Subir la parte inferior.
  3. Después un lado, juntando los 2 extremos.
  4. Después subir el otro lado (fijar el pañal con imperdibles en el caso de pañales de tela).

¡Síguenos en @iPediatric y Facebook!

Descarga en AppStore Descarga en Google Play

]]>
/2013/06/04/el-cambio-de-panal/feed/ 0
Tabaco, alcohol y medicamentos durante el embarazo /2013/05/31/tabaco-alcohol-y-medicamentos-durante-el-embarazo/ /2013/05/31/tabaco-alcohol-y-medicamentos-durante-el-embarazo/#comments Fri, 31 May 2013 09:00:55 +0000 R_iPed /?p=2912 ]]>

Prácticamente todo lo que una madre ingiera o inhale mientras esté embarazada acabará llegando al feto, empezando desde el momento de la concepción. De hecho, el embrión es mucho más vulnerable durante los dos primeros meses, cuando están empezando a formarse las principales estructuras corporales (brazos, piernas, manos, pies, hígado, corazón, genitales, ojos y cerebro).

Algunas sustancias químicas, como las contenidas en el tabaco, el alcohol, las drogas o ciertos fármacos, pueden interferir el proceso de formación del embrión, así como el desarrollo ulterior del feto; algunas pueden provocar malformaciones congénitas.

Si fumáis durante el embarazo, vuestro hijo pesará menos de lo que debería al momento de nacer. Hasta el mero hecho de inhalar humo del tabaco fumado por terceros puede influir negativamente sobre el feto. Por eso, lo más aconsejable para la salud del bebé es que os mantengáis alejadas de las zonas de fumadores. Los niños que crecen en una casa en la que uno de los dos padres es fumador tienen más infecciones de oído y más problemas respiratorios durante la lactancia y la primera infancia y también probabilidades de fumar cuando éstos sean mayores.

El consumo de alcohol es exactamente igual de perjudicial. Beber en exceso durante el embarazo incrementa notablemente el riesgo de aborto. También puede provocar un trastorno denominado “síndrome alcohólico fetal”, que provoca defectos congénitos y retraso mental. Hasta la fecha, nadie ha determinado con exactitud qué cantidad de alcohol significa demasiado alcohol para una mujer embarazada, pero existen pruebas de que, cuanto más alcohol se bebe, mayores son los riesgos para el feto. Lo mejor: no probar el alcohol durante el embarazo.

También deberéis evitar los fármacos y los suplementos vitamínicos, a menos que vuestro médico os los haya recomendado durante el embarazo. Esta recomendación no se refiere a los medicamentos que sólo pueden comprarse con receta médica sino a cualquier fármaco que se pueda adquirir en una farmacia, como la aspirina, los medicamentos para el catarro o los antihistamínicos. Hasta las vitaminas pueden resultar perjudiciales si se consumen en exceso (se ha comprobado que el consumo excesivo de vitamina A provoca malformaciones congénitas). Antes de tomar algún fármaco o suplemento vitamínico durante el embarazo, consultadlo con vuestro médico.

¿Qué os parecen los consejos de la Academia Americana de Pediatría (AAP)?

¡Nos vemos en @iPediatric y Facebook!

Descarga en AppStore Descarga en Google Play


 

]]>
/2013/05/31/tabaco-alcohol-y-medicamentos-durante-el-embarazo/feed/ 0
¿Dormir con el bebé? – Consejos y prohibiciones /2013/05/28/dormir-con-el-bebe-consejos-y-prohibiciones/ /2013/05/28/dormir-con-el-bebe-consejos-y-prohibiciones/#comments Tue, 28 May 2013 08:49:23 +0000 R_iPed /?p=2739 ]]>

Independientemente de dónde decidáis que ha de dormir vuestro hijo, es importante que toméis precauciones de seguridad. Si duerme con vosotros, ya sea durante la siesta o por la noche, os recomendamos seguir las siguientes directrices de seguridad de las que nos habla Elizabeth Pantley en su libro El sueño del bebé.

Consejos

  • La cama debe ser absolutamente segura para el bebé. La mejor opción es poner el colchón en el suelo, asegurándose de que no haya huecos en los que el bebé pueda quedar atrapado. Lo mejor es que el colchón sea plano, firme y liso. No permitáis que el bebé duerma sobre una superficie blanda, como la de las camas de agua, los colchones acolchados o cualquier otra superficie flexible.
  • Deberéis aseguraros de que las sábanas estén bien remetidas y de que no puedan salirse de las esquinas.
  • Si la cama está elevada, utilice barandillas protectoras de malla, para impedir que el bebé se caiga, y prestad especial atención a que no queden huecos entre el colchón y el cabezal o los pies de la cama. (Algunas barandillas están diseñadas para niños más mayores y no son seguras para bebés, porque dejan espacios en los que pueden quedar atrapados.)
  • Si la cama se apoya contra la pared u otro mueble, comprobad todas las noches que no hay huecos entre el colchón y la pared o el mueble donde el bebé pueda quedar atrapado.
  • La mejor posición para el bebé es entre la mamá y la pared o la barandilla de seguridad. Los padres, los hermanos, los abuelos o los canguros no tienen la misma percepción instintiva que las madres sobre la ubicación del bebé. Si dormís muy profundamente y solo os despertáis cuando el bebé llora con fuerza debéis valorar seriamente la posibilidad de que el bebé duerma en una cuna, al lado de la cama.
  • Utilizad un colchón grande, para que todo el mundo tenga espacio para moverse.
  • Existe la opción de una disposición en sidecar, colocando la cuna del bebé justo al lado de la cama.
  • La habitación en la que duerme vuestro hijo, y todas a las que tenga acceso, debe ser a prueba de niños. (Imaginaos que el bebé sale gateando de la cama y explora la casa mientras vosotros dormís. Aunque no lo haya hecho todavía, podéis estar seguros de que lo hará.)

Prohibiciones

  • No durmáis nunca con vuestro hijo si habéis bebido alcohol, consumido drogas o tomado fármacos con receta, o si dormís muy profundamente o si os cuesta despertaros debido a la falta de sueño.
  • Si tenéis sobrepeso, lo aconsejable es que no durmáis con el bebé ya que se ha concluido que el exceso de peso de los padres supone un riesgo para el bebé en la cama familiar. Si vuestro hijo rueda hacia vosotros, si el colchón se hunde o si sospecháis que pueda darse cualquier otra situación peligrosa, optad por la seguridad y colocad al bebé en una cuna o una camita al lado de vuestra cama.
  • Retirad todas las almohadas y mantas durante los primeros meses. Sed muy precavidos a la hora de ir añadiéndolas cuando el bebé crezca. Vestiros tanto vosotras como al bebé con ropa de abrigo. Recordad que el calor corporal elevará la temperatura durante la noche, así que aseguraos de que el bebé no tenga demasiado calor.
  • No llevéis pijamas con cordones o cintas largas.
  • No os dejéis joyas puestas y, si tenéis el pelo largo, haceros una cola.
  • No utilicéis perfumes o cremas intensas, porque podrían afectar a los delicados sentidos del bebé.
  • No permitáis que las mascotas duerman en la misma cama que el bebé.
  • Nunca dejéis a un bebé solo en una cama de adulto a no ser que sea absolutamente seguro. Por ejemplo, podéis dejarle en un colchón sobre el suelo en una habitación a prueba de niños, si vosotros estáis cerca o si dispone de un monitor de bebés fiable.

¡Os esperamos en @iPediatric y Facebook!

Descarga en AppStore Descarga en Google Play

 

]]>
/2013/05/28/dormir-con-el-bebe-consejos-y-prohibiciones/feed/ 0
Cuidados en el paseo del bebé /2013/05/24/cuidados-en-el-paseo-del-bebe/ /2013/05/24/cuidados-en-el-paseo-del-bebe/#comments Fri, 24 May 2013 09:03:43 +0000 R_iPed /?p=2773 ]]>

Tanto los padres como los hijos, incluso durante el primer mes de vida de éstos, necesitáis aire fresco y cambiar de ambiente. Por lo tanto, podréis salir con el bebé de paseo cuando haga buen tiempo.

Es muy importante vestir al bebé adecuadamente para estas salidas, ya que su control interno de la temperatura no madurará por completo hasta el final del primer año. Por este motivo, a los bebés les cuesta mucho regular la temperatura corporal cuando se le expone al calor o al frío excesivos. La ropa que le pongáis ha de cumplir parte de esta función, conservando el calor cuando haga frío y perdiéndolo cuando haga calor. Por norma general, el bebé debería llevar una capa más que vosotros.

Durante los primeros seis meses de vida, la piel de un bebé también es extremadamente sensible y, por lo tanto, muy susceptible de sufrir quemaduras solares. Por ello, debéis mantener  a vuestro hijo lo más alejado posible de la luz del sol, tanto directa como reflejada (ya sea por el agua, la arena o el cemento). Si vais a sacarlo a pasear cuando hace sol, lo mejor es que lo vistáis con ropa fina y colores claros, con un gorrito y que le protejáis la cara de los rayos del sol. Si va a estar estirado o sentado en algún sitio durante cierto tiempo, aseguraos de que esté a la sombra. Para lactantes de menos de seis meses, usad solo filtros solares que os recomiende el pediatra.

Otro aspecto importante es no dejar la indumentaria del bebé (cochecito, trona, sillita de seguridad…) al sol durante mucho tiempo seguido en los meses de más calor, ya que las partes metálicas y de plástico se pueden calentar hasta el punto de poder quemar la piel del bebé.

Si llueve mucho o hace mucho frío, evitad sacar a vuestro hijo de casa. Si no tenéis más remedio que salir con él, abrigadlo con jerséis calientes, cubridlo con una manta de lana y utilizad una  gorra bien caliente para taparle la cabeza y las orejas. Cuando esté fuera, podéis protegerle la cara del frío con una sábana.

Para comprobar si está suficientemente abrigado, tocadle las manos, los pies y la piel del pecho.

El bebé debería tener las manos y los pies un poco menos calientes que el resto del cuerpo, pero no frías, y su pecho debería estar caliente.

Si sus manos, pies y pecho están fríos, tenéis dos opciones:

  • llevar al bebé a una habitación caliente, lo destapáis y le dais algo caliente de comer, o bién
  • podéis coger al bebé y apretarlo contra vuestro cuerpo para que vaya entrando en calor. 

Mientras no se recupere la temperatura corporal normal, las capas extra de ropa solo conseguirán retener el frío, así que deberéis utilizar los demás métodos para calentarlo antes de abrigarlo.

¿Qué os ha parecido?

¡Déjadnos vuestros comentarios en @iPediatric y Facebook!

Descarga en AppStore Descarga en Google Play

]]>
/2013/05/24/cuidados-en-el-paseo-del-bebe/feed/ 0
Lactancia Materna – El agarre al pecho /2013/05/21/lactancia-materna-el-agarre-al-pecho/ /2013/05/21/lactancia-materna-el-agarre-al-pecho/#comments Tue, 21 May 2013 09:00:50 +0000 R_iPed /?p=2705 ]]>

¿Sois mamás primerizas o váis a serlo? ¿Tenéis dudas sobre la lactancia y dar el pecho a vuestro bebé?

En cuanto el bebé nace, los pechos de la mujer ya están listos para producir leche. A medida que éste vaya mamando, las acciones del bebé harán que vuestro cuerpo sepa cuándo debe iniciar e interrumpir la producción de leche.

El proceso empieza cuando el niño se agarra correctamente a la aréola, no al pezón, y empieza a succionar. Es algo que debería hacer de forma instintiva, en cuanto sienta el pecho en contacto con su boca. Vosotras, mamás, podéis ayudarle cogiéndolo de tal modo que la cara del bebé esté justo delante de vuestro pecho, y acariciándole el labio inferior o la mejilla con el pezón. De este modo, desencadenará el reflejo que le llevará a buscar el pezón con la boca (denominado el reflejo de búsqueda). El bebé abrirá la boca de para en par y, vosotras lo podréis acercar a vuestro pecho.

Cuando el bebé se agarre al pezón, sus mandíbulas deberían cerrarse alrededor de la aréola, no alrededor del pezón. Sus labios se separarán y sus  encías rodearán la aréola. Su lengua realizará un movimiento ascendente, presionando el pezón contra el paladar y vaciando los conductos mamarios.

Colocar al bebé en el pecho durante la hora inmediatamente posterior al parto ayuda a establecer una buena pauta de lactancia en un momento en que los bebés suelen estar muy despiertos. Después de nacer, generalmente se quedan dormidos, pero, si empiezan a mamar durante la primera hora de vida extrauterina, habrá más posibilidades de que la lactancia sea todo un éxito.

Mamar del pecho es distinto que mamar de un biberón o una tetina.

A veces, los bebés tienen problemas para agarrarse al pecho. Esto ocurre más a menudo en recién nacidos a los que se les ha dado el biberón o se les ha puesto un chupete. En lugar de utilizar la lengua, se limitan a lamer, mordisquear  o masticar. Sin embargo, estos movimientos no estimulan la producción de leche y, por lo tanto, hará falta “enseñar” a estos bebés a agarrarse correctamente al pecho.

Cuando un bebé empieza a succionar, solo tarda unos pocos minutos en conseguir que la leche suba y salga por el pezón. Más adelante, por el mero hecho de oír el llanto del bebé puede bastar para desencadenar la salida de la leche.

Los síntomas de que la leche está empezando a subir varían de una mujer a otra y cambian en función del volumen de leche que necesita el lactante. Algunas mujeres experimentan una ligera sensación de hormigueo, otras un aumento de la presión, como si sus pechos estuvieran hinchados y sobrecargados, sensaciones que se alivian rápidamente, en cuanto la leche empieza a fluir. Sin embargo, hay mujeres que, a pesar de no tener ningún problema con la lactancia, nunca experimentan sensaciones de este tipo.

El modo en que fluye la leche también varía. Puede salir a borbotones, por aspersión o a gotas. También puede haber diferencias de un pecho a otro, por ejemplo, de uno puede salir a chorro y en el otro gota a gota. Ello se debe a las diferencias  entre los conductos galactóforos de ambos pechos.

¿Quieres contarnos tu experiencia?

¡Os esperamos en @iPediatric y en Facebook!

Descarga en AppStore Descarga en Google Play

]]>
/2013/05/21/lactancia-materna-el-agarre-al-pecho/feed/ 0
¿Es normal que mi hijo se chupe el dedo? /2013/05/17/es-normal-que-mi-hijo-se-chupe-el-dedo/ /2013/05/17/es-normal-que-mi-hijo-se-chupe-el-dedo/#comments Fri, 17 May 2013 09:00:40 +0000 R_iPed /?p=2620 ]]>

No tenéis que preocuparos por el hecho de que vuestro hijo empiece a chuparse el pulgar o algún otro dedo, ya que se trata de un hábito muy habitual en los bebés y que tiene un efecto calmante y relajante.

Algunos expertos afirman que nueve de cada diez niños se implican en esta actividad en algún momento durante los primeros meses de vida. Se trata en gran parte de la manifestación de los reflejos completamente normales de búsqueda y de succión que tienen todos los lactantes. De hecho, hay pruebas de que los bebés se chupan el pulgar y otros dedos incluso antes de nacer, y algunos presentan esta conducta inmediatamente después de haber nacido.

Puesto que la succión es un reflejo normal, chuparse el pulgar o algún otro dedo puede considerarse un hábito completamente normal.

Solo puede convertirse en un motivo de preocupación si se prolonga durante demasiado tiempo o la persistencia del hábito empieza a deformar la boca o la alineación de los dientes del bebé.

Más de la mitad de los niños que se chupan el pulgar dejan de hacerlo alrededor de los seis o siete meses.

De todos modos, a veces, los niños pequeños, sobre todo cuando se sienten más vulnerables, se chupan el pulgar de forma ocasional incluso cuando tienen ocho años de edad. Chuparse el pulgar después de cumplir cinco años puede provocar alteraciones estructurales en el paladar o en la alineación de los dientes. Es en este momento cuando vosotros y el dentista del niño podéis empezar a preocuparos.

¡Esperamos que os sea útil dicha información!

¡Síguenos en @iPediatric y Facebook!

Descarga en AppStore Descarga en Google Play

]]>
/2013/05/17/es-normal-que-mi-hijo-se-chupe-el-dedo/feed/ 0
Aprender a Comer Solo – El método ACS /2013/05/14/aprender-a-comer-solo-el-metodo-acs/ /2013/05/14/aprender-a-comer-solo-el-metodo-acs/#comments Tue, 14 May 2013 09:00:16 +0000 R_iPed /?p=2595 ]]>

Aprender a Comer Solo, (ACS), es un método que contribuye a que el bebé desarrolle las habilidades de masticación, la motricidad fina y la coordinación visomotora. El bebé comerá únicamente lo que necesite, por lo que reducirá las posibilidades de sufrir sobrepeso cuando crezca. Y, sobre todo, disfrutará y se sentirá seguro de sí mismo durante la hora de la comida.

Aprender a comer solo es seguro, natural y fácil. Es un sistema que funciona tanto si vuestro bebé ha tomado el pecho, el biberón o una mezcla de ambas cosas. Y, según los padres que han probado tanto el método ACS como la tradicional cuchara, dejar que el bebé lleve la iniciativa es más fácil y agradable en todos los aspectos.

Que los bebés empiecen a comer alimentos sólidos que puedan coger con las manos a partir de los seis meses no es nada nuevo, lo que diferencia al método ACS es que el bebé se alimenta exclusivamente de ellos, por lo que los purés y las cucharadas de los padres quedan obsoletos.

Si dejáis que vuestro bebé tome la iniciativa puede ser extraordinariamente divertido, tanto para vosotros como para ellos. Si no habéis visto nunca a otros bebés empezar con los sólidos de esta manera, es muy probable que os asombréis al ver la rapidez con que vuestro hijo aprende a manipular distintos tipos de comida y lo aventurero que se muestra con los sabores nuevos, en comparación con otros niños. Los bebés son más felices cuando hacen cosas por sí mismos, además de esta manera aprenden más.

Los primeros sólidos, que a veces reciben el nombre de alimentos complementarios, no sustituyen a la leche, ya sea materna o preparada, sino que se añaden a ella, de manera que la dieta del bebé es cada vez más variada.

En la mayoría de las familias son los padres quienes deciden cuándo comienza este proceso, por lo que deciden cómo y cuándo empieza a ingerir sólidos, y deciden cuándo se acaba la alimentación a base de leche. El método ACS es distinto: permite que el bebé tome la iniciativa durante todo el proceso y utilice su instinto y sus habilidades. Decide cuándo empieza y cuándo termina el proceso.

Para más información sobre el método ACS y la alimentación del bebé os recomendamos el libro El niño ya come solo de Ediciones Medici.

¿Qué os parece este método?

¡Cuéntanoslo en @iPediatric y Facebook!

Descarga en AppStore Descarga en Google Play

]]>
/2013/05/14/aprender-a-comer-solo-el-metodo-acs/feed/ 0
Los primeros pasos del bebé /2013/05/07/los-primeros-pasos-del-bebe/ /2013/05/07/los-primeros-pasos-del-bebe/#comments Tue, 07 May 2013 09:00:52 +0000 R_iPed /?p=2498 ]]>

Si vuestro hijo ya tiene un año y todavía no ha empezado a andar, debería hacerlo durante los próximos seis meses. De hecho, perfeccionar esta habilidad será uno de los logros más importantes en su segundo año.

Aunque vuestro hijo ya haya empezado a dar sus primeros pasos, es posible que tengan que pasar varios meses para que sea capaz de incorporarse y andar con soltura sin apoyarse en ningún sitio. Tendrá una técnica bastante particular que consistirá en lo siguiente:

En primer lugar colocará las palmas de las manos en el suelo y estirará los brazos, a continuación elevará las nalgas empujando con las piernas contra el suelo. Y, finalmente, estirará las piernas y se colocará de pie enderezando el tronco. 

Al principio vuestro hijo solo dará varios pasos inseguros, lo que dista bastante de la forma de andar madura. Separará mucho las piernas, apuntando con los pies hacia fuera e irá dando tumbos a ambos lados mientras avanza. Por muy lento y duro que pueda parecer el proceso al principio, su hijo enseguida cogerá velocidad.

Una parte inevitable del proceso de aprender a andar es caerse. Además, el hecho de desplazarse sobre superficies irregulares será todo un reto. Al principio, vuestro hijo tropezará con los obstáculos más nimios, como una pequeña arruga en la alfombra o una ligera inclinación en el suelo. Tendrán que pasar meses para que vuestro hijo pueda subir y bajar escaleras o cambiar de dirección sin caerse.

Así mismo, no esperéis que vuestro hijo utilice las manos al andar desde el primer momento. Aunque los brazos le servirán para mantener el equilibrio (flexionados y llevándolos a la altura de los hombros), al principio, utilizarlos para coger o transportar cosas estará muy por encima de sus posibilidades. Pero cuando lleve andando dos o tres meses, ya tendrá todo el proceso bajo control: no solo podrá detenerse para coger un juguete y transportarlo de un lugar a otro, sino que será capaz de empujar o estirar de un cochecito de juguete, andar de lado o hacia atrás e, incluso, tirar una pelota mientras anda.

Cuando haga unos seis meses que vuestro hijo empezó a dar sus primeros pasos, su forma de andar será mucho más madura. Juntará más los pies y dará los pasos con mayor soltura. Con vuestra ayuda, hasta subirá y bajará escaleras. Pero cuando lo intente él solo, subirá gateando sobre manos y rodillas y bajará un escalón cada vez apoyándose en el estómago. Pronto empezará a darse sus primeras carreras, aunque probablemente no correrá bien hasta el tercer año.

Y vuestro hijo, ¿ya ha empezado a dar sus primeros pasos?

¡Cuéntanoslo en @iPediatric y en Facebook! ;)

Fuente: El cuidado y la educación de niño, Academia Americana de Pediatria (AAP), Ed. Medici, Barcelona (2001).

Descarga en AppStore Descarga en Google Play

]]>
/2013/05/07/los-primeros-pasos-del-bebe/feed/ 0